Cosas…

Óscar Wilde escribió: “En cuanto a creer cosas,  puedo creer cualquier cosa, con tal de que sea lo bastante increíble” A veces suceden cosas que parecen increíbles. Cosas que creías que jamás sucederían, y menos que te sucederían a ti. Puede ser que sean una pesadilla, o un sueño; o incluso ambas cosas a la vez. La realidad siempre supera a la ficción, digan lo que digan.

Yo solía ser una persona a la que le caía bien todo el mundo; es decir, todo el mundo me era indiferente. Uno puede llevarse bien con cualquiera, en tanto que ese cualquiera, no te importe nada . Porque cuando alguien te importa (ya sea amigo/a, novio/a, etc), entonces vienen los problemas. Desconfiad de las personas que se llevan muy bien con vosotros, con las que jamás peleáis, y de las que no tenéis nunca ninguna duda acerca de la sinceridad de su amistad. Sospechad de todo aquello de lo que estáis absolutamente seguros. Las cosas de las que uno se siente absolutamente seguro jamás son ciertas.

Bueno, a lo que iba. Antes siempre intentaba ser indiferente a todo (yo lo llamaba “llevarme bien”, ilusa de mí) porque detestaba tener cualquier tipo de discusión, intercambio de opiniones diferentes o, simplemente, decir o que me dijeran algo que yo considerara negativo. Sin embargo, un día me di cuenta ¡por fin! de que cuando quieres a alguien, es normal que haya peleas y malentendidos, porque te preocupas por esa persona y quieres que esa persona también se preocupe por ti. Quieres ser sincero con ella, y mostrarte tal y como eres; y, claro, ¡no os dejéis engañar! la sinceridad siempre acarrea consecuencias. Igual que no todo lo que nos dicen nos gusta, no todo lo que nosotros decimos tiene que gustar y, ¡oye, no se acaba el mundo por eso! Y se supone que, a la larga, ser sincero compensa (?) Otra cosa es no tener tacto, o ser un idiota que va diciendo cosas hirientes pero ciertas a la cara o a las espaldas sólo por jorobar y, como todo el mundo sabe: “Es perfectamente monstruoso el modo en el que la gente hoy en día va por ahí diciendo a las espaldas de uno cosas que son absoluta y completamente ciertas”

¡Mira esa gran luna de color miel que cuelga en el aire oscuro!

Anuncios

Acerca de Galleta

Sí, soy una galleta. Una galleta que es una filóloga hispánica reciente y a la que le gusta leer, mirar las estrellas y escribir por encima de cualquier cosa. ¡Ah, y el chocolate!
Esta entrada fue publicada en Tonterías que se me ocurren y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cosas…

  1. David dijo:

    Yo tengo una percepción ligeramente distinta del mundo y del hombre. El desprecio, inestimable y delicioso refugio. Alivio para un corazón macerado en la angustia y el asco. El desprecio universal, absoluto, de hombres y cosas. Llegados ahí, cesa el sufrimiento o al menos se tiene la esperanza de no sufrir más. Y, sin embargo, la misericordia sacude sus alas y no puedes dejar de pensar que estas ruinas de hombres, estos derrotados, empiezan a experimentar un principio de revelación.

  2. Tim dijo:

    Creo que es cierto lo que dices. Cuando me fui al extranjero, dejando mi familia y amigos en Alemania, me di cuenta de que también las peleas que tenía en casa son cosas que se puede echar mucho de menos. Aunque con la mayoría de las personas que hasta ahora conozco aquí en España me llevo bien, todavía no hay este elemento de que hablaste, por eso pienso que tienes muchísima razón 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s